LAS PALMERITAS – River Resort

Publicado: 18 agosto 2009 en General

En semana de turismo del `96 tenía veinte años y hacía dos que había salido del armario.
Necesitaba explorar nuevos territorios, conocer gente nueva y diferente, la rebeldía era mi aliada y no aceptaba un no como respuesta.
Con una actitud arrasadora un metro setenta y siete, ojos verdes, cabello castaño y cincuenta y cinco quilos de peso representaba en carne y hueso el ideal de belleza que los anorexicos noventas promovían; estaba en la gloria, era feliz! ame los noventas, al fin la ropa me quedaba bien, al fin no se burlaban de mi por ser ten delgado…
Con semejante shock de autoestima no paraba de divertirme, ir a fiestas privadas, discos de moda, pubs y afters hasta las 13hs. amaba vivir en Montevieo y amaba mi vida!

Llegó el mes de Abril y con él Semana Santa, con mis padres todos los años íbamos a Fray Bentos, capital del departamento de Río Negro; una ciudad pequeña a orillas de río Uruguay con una tranquila vida social. Como no podía hacer nada al respecto me resignaba todos los años a ir a ese pueblo aburrido y lo tomaba con un escape del ruido de la capital y de algún modo disfrutaba de aquel lugar tan pintoresco; pues en el interior del país la vida es más tranquila, no hay muchas opciones y todos se conocen.
Pero esta Semana Santa estaba predestinada a ser diferente, pues en Montevideo había conocido a dos chicos (gays) de esa ciudad y casualmente visitarían a sus familias esa semana; en aquel entonces no había celular por lo tanto lisa y llanamente había que dar el teléfono de tu familia si querías que se comunicaran contigo y ellos me los dieron…

Mis padres no entendían mis extrañas ganas por ir a Fray Bentos y muy inosentemente creyeron que mis intereses eran familiares, yo jamás desmentí semejante acto de bondad y sonrientes emprendimos el viaje de 4hs a la oeste capital del departamento.
Cuando llegamos lo primero que hice fue llamar a mis amigos para salir, mis padres no entendía el cambio de actitud, de detestar pase a amar Fray Bentos sin motivo aparente, lo asociaron con “cosas de la edad” y así tan fácil el dilema fue resuelto.

Luego de bañarme, rasurarme, depilar mis partes íntimas y acicalar mi cuerpo llego el ritual del “que me pongo” un jean le lycra negro Diesel (la versión vieja de los actuales chupines) una T-shirt negra con tres rallas blancas en las mangas talle xs de la desaparecida marca Me Too y borcegos casi hasta la rodilla por encima del pantalón completaban el noventoso look y así salí sin cuestionarme nada, yo estaba a la moda y no iba pensaba ni quería bajarme ni un escalón del trono tendencioso que ocupaba.
Mis amigos no se quedaban atrás y así llegamos al centro, la verdad es que en los noventas todo el mundo se producía, la gente estaba horas y días planificando sus looks y hasta en los pueblos más alejados de la capital la moda llegaba!
Rápidamente nos sentamos en el lugar de onda a tomar una cerveza y fumas mis cigarrillos Ive Saint Laurent mentolados (originales)
Después de un rato, aburridos de más de lo mismo y sin ningún síntoma de acción decidimos buscarla!

En el interior siempre hay un grupito de putos conocidos a los que todo el mundo evita y todos los machos se los garchan a escondidas y luego “si te he visto no me acuerdo” – ese grupo de trolos era nuestro cometido, teníamos que encontrarlos y hacernos amigos para que fueran nuestro boleto a la fama: Machos!!!
Nos fuimos del tan coolisimo lugar a buscarlos, por fortuna mis amigos de F.B. (Fray Bentos) sabían quienes eran y donde solían parar y allí fuimos: a La Plaza y ahí estaban, sentados en el cesped camuflados en la vegetación como gacelas en celo esperando ser devoradas por leopardos alzados. Para mis amigos el problema era como llegar a ellos, como acercarse, como hablarles, como… “¿hola chicos, como va, todo bien?” fueron mis palabras hacia ellos, de su parte un silencio sepulcral silenció aun más a mis amigos y yo capitalino y con exceso de actitud continué “soy de Montevideo, estoy con mis amigos y me pareció recontra IN su actitud de estar sentados en el césped al lado del cartel no pisar el césped; tenemos cerveza y cigarrillos…”
me-a-ma-ron!!! era obvio y todo fue planificado, si sos del interior y se te acerca un grupo de chicos de la capital y te hablan automáticamente sos popular!
Nos presentaron a los mejores MACHOS de la ciudad, futbolsitas, basquebolistas, de “La Crema” todos se los cojian y ninguno decía que no, en aquella época nadie pedía “una ayudita” nadie era taxi-boy y era humillante pedir dinero a cambio de sexo; eran los noventas, las top-models, champagne con pizza, mega discos, after hours, no había límites y rondaba la seguridad en todos lados.
Nuestros nuevos amigo nos invitaron a fiestas en casas en las afueras de la ciudad, llenas de Machos y Trolos, alchool, picadas y ni un porro! la droga brillaba por su ausencia y a nadie le interesaba.
Corriamos de habitación en habitación todo en bolas, riéndonos e intercambiando machos, era la gloria y nos hicimos realmente amigos de esos gays que nos amaron y nosotros a ellos; tanto que la noche anterior a mi regreso a Montevideo me hicieron una fiesta de despedida y así es que nace esta historia, así conocí a:

LAS PALMERITAS – RIVER RESORT!

“vamos a Las Palmeritas, ya vas a ver te va a encantar!” me decían y mantenían un aire de misterio y misticismo al referirse al lugar, yo pensaba que era un bar, un motel en algún lugar, algo así y llego la noche, me producí y me pasaron a buscar en un remis, no me llamo mucho la atención, pero de todos modos era raro alquilar un remis en una ciudad que se la puede recorrer de punta a punta en 10 minutos y tranquilamente estar rumeando con la vacas luego de eso!!!
“vamos a la ruta del puente internacional” le dijeron al chofer y arrancó “¿a donde vamos?”  pregunte – “es una sorpresa” respondieron y entre sonrisas y carcajadas nos dirigimos a la ruta del cruce internacional Fray Bentos Puerto Unzue, yo no hablaba y miraba el campo, la nada y pensaba “¡me matan, me quiero ir de acá!” y sin previo aviso le pidieron al chofer que detenga el auto en medio de la ruta en la base de una colina, allí no había nada, ni motel, ni bar ni nada, campo traviesa!
Lentamente recorrí con la mirada el lugar hasta llegar a la cima de la colina y divisar tres palmeras solitarias… la cabeza me explotó! “LAS PALMERITAS” eran eso, tres palmeras en el medio la nada en la ruta de camino a un puente internacional, era perfecto, era una noche sin una nube estrellada de luna llena, el cielo explotaba de estrellas y había unos 23º de temperatura, no podía ser mejor.
Llegamos a la cima de la colina y allí estaban nuestros amigos, esperándonos con un espectacular night picnick, mantel a cuadritos blancos y rojo, canasta de mimbre con pizzas, cervezas y un doble casetero a pilas con “pum up the jam” a todo volumen:

Pump up the jam
Pump it up
While your feet are stompin’
And the jam is pumpin’
Look at here the crowd is jumpin’
Pump it up a little more
Get the party going on the dance floor
Seek us that’s where the party’s at
And you’ll find out if you’re too bad
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight
Make my day
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight
Make my day
Make my day
Make my day
Make my day
Make my day
Yo!
Pump up the jam
Pump it up
While your feet are stompin’
And the jam is pumpin’
Look at here the crowd is jumpin’
Pump it up a little more
Get the party going on the dance floor
Seek us that’s where the party’s at
And you’ll find out if you’re too bad
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight
Make my day
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight
Make my day
Make my day
Make my make my make make my day
Make my day
Make my day
Make my make my make make my day
Yo!
Pump up the jam pump it up
A pump it up yo pump it
Pump up the jam pump it up
A pump it up yo pump it
Pump up the jam pump it up
A pump it up yo pump it
Pump up the jam
Pump it pump it pump it pump it, Yo!
Pump up the jam
A pump up the jam
Pump up the jam
Pump it up a pump it pump it pump it
Pump up the jam
Pump up the jam
Pump up the jam
Pump it pump it pump it pump it pump
Pump up the jam
Pump it up
While your feet are stompin’
And the jam is pumpin’
Look at here the crowd is jumpin’
Pump it up a little more
Get the party going on the dance floor
Seek us that’s where the party’s at
And you’ll find out if you’re too bad
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight
Make my day
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight
Make my day
Pump up the jam pump it up
A pump it up yo pump it
Pump up the jam pump it up
A pump it up yo pump it
Pump up the jam pump it up
A pump it up yo pump it
Pump up the jam
Pump it pump it pump it pump it, Yo!
Pump up the jam pump it up
A pump it up yo pump it
Pump up the jam pump it up
A pump it up yo pump it
Pump up the jam pump it up
A pump it up yo pump it
Pump up the jam
Pump it pump it pump it pump it, Yo!
Pump it up
Pump it up
Make my day
Make my day
Make my make my make make my day
Make my day
Make my day
Make my make my make make my day
Yo!
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight
Make my day
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight
Make my day
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight
Make my day
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight

Todo era perfecto salvo por una cosa: faltaban los CHOMAS!!!
Luego de una hora de risas y pasos de baile a la moda, a lo lejos una moto con dos chicos llegaba y una camioneta con otro más se arrimaba y otro auto y más motos… “eeeeehhhhh!!!!!!” – “uuuuhhhhhhh” gritaban y así llegaron todo el séquito de Machos con más cerveza y vino para tomar, coca-cola y mucho más.
El ambiente cambió la testosterona se hizo presente y ellos comenzaron a dirigir la batuta, las miradas complices y el sexo se olía en el aire; la fiesta comenzó, mi despedida sería un éxito!!!

Comenzamos jugando al juego de la botella pero con otras reglas, al que le tocara el pico de la botella sacaba la pija y al que le tocaba el culo ponía la boca!!!

Luego de un rato decidimos jugar a la escondida y nos internamos en el bosque, los ocho gays nos debíamos esconder y los quince machos nos tenían que buscar y obviamente cojernos!
Yo no tenía ganas que me tocara alguno feo por lo que me agarre a dos basquebolistas y me los lleve abajo de un árbol e hicimos el mejor ménage à trois de mi vida, nos chupamos los culos, las pijas, nos cojimos entre nosotros y todo eso en medio del bosque mirando las estrellas y con una luna llena enorme y perezosa!

Amé Fray Bentos y siempre lo amaré

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s