MACHOS DELTA

Publicado: 28 junio 2009 en General

Aburrido de la rutina del fin de semana entre a http://www.elcaht.com a las 11 am de un sábado y con un nick name demasiado sugerente no tardaron en llegar algunos Tiburones (apodo uruguayo utilizado para nombrar a los hombres heterosexuales que de vez en cuando tienen sexo con gays, viene de la frase: le dicen tiburón porque se como todo los pescados y de vez en cuando algún hombre) atraídos por las ganas de un bien pete (sexo oral)

“tengo ganas de clavar a un brisco” esa fue la frase que detonó mi morbo y llamo mi atención, enseguida me acomodé en ni butaca para dar comienzo a la danza de apareamiento, al ritual de seducción y sometimiento que un espécimen de esta índole requiere para ser exitado y así lograr una exitosa fornicación, el problema radicaba en que minutos después de entrar al chat mis padres me invitaron a almorzar y debía encontrar un macho digno de mi geishistica atención; por lo que debía no solo cerciorarme de que éste era el elegido sino que también debía hacerlo rápido y de una forma certera para garantizar el éxito de la batalla.

“estoy buscando un buen macho para hacerle una buena chupada de pija y entregarle el culo” le dije, él respondió casi inmediatamente “no busques más, ya lo encontraste” el semental machuno estaba en 18 de Julio y Ejido a algunas cuadras de mi casa y me pidió mi número de móvil, se lo pase y le dije que estaría libre a partir de las 14hs.
Almorcé con mis padres y a las 14:01 recibí un mensaje de texto “hola soy el chico del chat, llamame” minutos después al llegar a mi casa lo llame y me comento que eran dos, él y un amigo y querían hacer un ménage à trois; la verdad es que hacia mucho tiempo que no tenía una propuesta así y menos de dos machos sedientos de algo nuevo. Le dije que por mi parte estaba todo bien, pero que no tenía lugar, él me dijo que ellos tenían una casa disponible y que me llamaban en un par de horas.

Unos minutos pasadas las 17 hrs. sonó mi teléfono de línea, atendí y la voz de un semental me estremeció, dilato mis pupilas y humedeció mis pensamientos; una voz tosca, viril y masculina penetraba mis oídos y excitaba mis tímpanos preguntando por un chico que resulte ser yo. “un amigo mío llamo hace un rato y hablo con un muchacho…” dijo y luego de un interminable silenció trague saliva y dije “sí, soy yo, tu amigo hablo conmigo” el no tardo en responder y aclarar que se sumo un amigo de ellos y ahora seríamos cuatro, la propuesta era la misma, matar a pijasos el culo de un puto a como de lugar. Cualquiera en su sano juicio hubiera desistido de tal propuesta, es bien sabido que machos de esa calaña usan a los gays, los maltratan y no les importa si pasan mal o bien; pero ardiendo por el deseo de estar con tres sementales excitados y calientes, no me negué y acepté la propuesta.
Ni bien dije si, la voz en el teléfono me aclaro que estaban en Delta de San José, a dos horas de viaje en ómnibus interdepartamental! lejos de desistir de la propuesta, más me excitó la idea de que fueran machos casi de campo, al mejor estilo Broken Back Mountain y así salí de mi casa rumbo a la terminal de ómnibus de Río Branco para tomar un “Solfi”
La adrenalina, morbo y excitación eran demasiadas como para no tomar al ómnibus e ir a un destino desconocido… ya eran las 20 hs la noche había caído en la capital y mientras muchos preparaban sus salidas nocturnas a discos gays, cines porno y saunas de levante, yo estaba sentado en un ómnibus recorriendo caminos casi desiertos llegando a Delta de San José, para colmo de males comenzó a llover y al llegar a el lugar donde tendría que bajarme me di cuenta que estaban en el medio de un lugar donde no conocía a nadie, las calles de tierra estaban desiertas y el lugar prácticamente carecía de alumbrado público… bienvenido a Delta de San José!!! pensé para mis adentros, me baje, uno de los machos me llamo a mi móvil, me pregunto donde estaba y al ver la comisaría del pueblo me detuve allí y le dije que estaba en la cabina de teléfono público frente a la estación de policía.

El frío de la noche y las gotas de lluvia que rebotaban en la capucha de mi campera de nailon rellena de plumas no eran lo suficientemente intimidantes como para que desistiera de una cojida al mejor estilo orgía romana! mientras me imaginaba como podrían llegar a ser, en una casa a unos 20 metros de distancia se encendió la luz de un ciclomotor, minutos más tarde y habiendo parado de llover un chico de aspecto pueblerino y sumamente viril, debuto su moto enfrente de mi, bajo uno de sus pies al piso y me quedo mirando, yo sin decir una palabra me acerque y le pregunte “¿sos uno de los chicos?” al verlo el frío se transformó en calor y el miedo en deseo; el respondió con un simple y tosco “sí” y miro el asiento de la moto, me senté detrás de él y arrancamos la marcha, en dos minutos estábamos circulando hacia la casa en cuestión, yo intentaba decirle que este tipo de odiseas nunca en mi vida las había hecho, cuando sin darme cuenta la moto doblo en una calle sin luz y una oscuridad impenetrable se apodero de mi ser, el miedo afloró y sin pensarlo exclame: “para la moto, me quiero bajar!” el respondió “no tengas miedo, somos gente bien” y al finalizar la frase doblo en la entrada de una casa frenamos y ya estábamos ahí…
Pestañee y al ver una casa humilde, una camioneta de trabajo despintada, en mal estado y muchos tablones de madera, una sensación de hogar, trabajo y tranquilidad calmaron mi histeria y decidí darle rienda suelta al deseo.

Ya adentro dos sementales sentados en un sofá viejo y cubierto de mantas gastadas por el uso me saludaron mirándome fijamente a los ojos y levantando una jarra de cerveza helada una sonrisa de picardía y de complicidad afloró en sus rostros. En la mesa aguardaba a ser descorchado un vino tinto y un licor de café importado; era evidente que habían planeado este encuentro con anticipación y estaban dispuestos a experimentar los placeres prohibidos, yo no podía ser más perfecto para ellos y ellos para mi!

El silencio se podía sentir con la palma de la mano y solo era interrumpido por los chasquidos de los leños en la estufa, en la habitación había una mesa rústica en el centro, del lado opuesto a mi un sofá de tres cuerpos donde estaban sentado Carlos (31 años) y el pendex (18 años) quien me llevo a la casa, frente a ellos en un sillón estaba el casado (25 años) y a su lado sentado en otro sillón me encontraba yo. Ya despojado de mi campera, bufanda y gorro de lana, comencé a tomar vino, rápidamente me di cuenta que si no manejaba la situación ninguno de los tres chomas iban a mover un pelo y se frustraría lo que podría llegar a ser uno de los mejores garches de mi vida; viendo que el lider era Carlos de 1,85 mtrs de altura, tez trigueña, corte de cara angular, labios ligeramente carnosos, ojos caramelo claro, barba de unos días y un aparente cuerpo escultural escondido debajo de un buzo de lana bordó y un deportivo gris, “¿es la primera vez que hacen algo así?” le pregunte, él tomo un trago y mirándome me a los ojos respondió: “con ellos dos, sí. Yo he salido con travestis, pero con briscos…” hizo una pausa creyendo que el termino “brisco” podría llegar a ofenderme, cosa totalmente errada, es más ese termino me excitaba… “pero con … así como vos, nunca” continuó finalizando la frase. Los otros dos miraban el piso y tímidamente se reían con nerviosos “ja ja ja”

Luego de un rato y después de unas botellas de vino y habiendo abierto el licor de café pregunte la hora para que se dieran cuenta que la acción tenía que comenzar. “vooo! son la una menos veinte dijo el casado” – “bueeeno, vamo’ atener que encarar porque esto así no funca che” dijo Carlos, el pendex sonreía, pero no hablaba… “¿tiene cartas pregunte”? silencio, se miraron entre ellos y uno tímida y desconcertantemente dijo “sí, acá las tenés…” y me alcanzo un mazo de cartas españolas, “genial, vamos a jugar la versión uruguaya del Strip-poker” les dije e inmediatamente sonrisas y “heeeee” salieron de sus bocas, veinticinco minutos más tarde estábamos algunos con los torsos al aire, otros en calzones y Carlos totalmente desnudo! pectorales marcados, abdominales donde se podrían lavar los shorts y remeras de un cuadro de rugby, brazos musculosos y piernas lampiñas dejaban ver el resultado de 4 hs diarias de gimnasio en el lomaso infernal de ese macho!
“hay que agilizar la cosa” dijo el casado y a Carlos se le ocurrió tirar manos de 10 cartas entre ellos y el que saque el número más alto se hace hacer la primer chupada… y el ganador fue el casado, los otros dos se cagaban de la risa y él se tiró hacia atrás con las manos en la nuca dejando su pija a mi total merced. A esa altura de la noche el alcohol ya me había surtido efecto y una mezcla de embriaguez y deseo poseían mi ser! agazapado como un leopardo me acerque, mirándolo fijamente a sus ojos me relamí y sin titubeos tome su pedazo y me lo introduje en la boca “ah bueeeeeno!” exclamó Carlos y “¡cómo nos vamos a divertir!” al fin dijo el pendejo.

Luego de un iniciar la mamada, nos desnudamos los 4, el casado se tiró boca arriba en el sofá con las piernas separadas y yo me puse en 4 patas sobre para continuar con la mamada y a los otros dos mostrarles mi candente trasero! Carlos se pajeaba tocándose las tetillas y el pendejo sobaba su verga en mi trasero, lo agarraba con las dos manos y separaba mis nalgas y golpeaba con su pija agujero… “fa! ya se me paró dijo el pendejo” y Carlos le pregunto “¿te lo vas a cojer?” – “más vale” dijo el pendejo, agarró un forro, se lo puso, me lubrico el ojete y comenzó a ponerla. Un calor tosco y ardiente, una cabeza de pija dura y ferviente poco a poco se metía dentro de mi, la respiración en aumento y las manos separando raudamente mis nalgas dejaban ver la calentura de este machito que nada tenía que envidiarle a sus dos amigos, rápidamente comenzó a bombearme el culo, la acción había comenzado, ya no había que dirigirlos más, ellos estaban en la pisa corriendo como cuartos de milla en su carrera inaugural!
“sacala que me toca a mi exclamó Carlos” – este macho era un toro en potencia, un semental alzado y nada iba a frenarlo a la hora de cojerme el culo, pero yo estaba preparado por la cojida del pendejo y dispuesto a aguantar sus embestidas como sea. Se acercó al pendejo y con un suave pero firme empujón en el pecho lo saco de adentro mío,  “ahora van a ver lo que es cojer un culo” dijo, se colocó un preservativo, tomó el lubricante se unto todo el pedazo se acerco a mi culo le pego una escupida y me la metió de una, sin vueltas ni titubeos, los bombasos hacían sonar mis nalgas plaf! plaf! plaf! resonaban en la habitación “le entraste con todo dijo el pendejo” mientas me hacia chuparle la pija y el casado pajeandose en uno de los sillones decía “así se coje loco, así se coje!” Carlos me bombeaba salvajemente y eso me calentaba aún más; mis gemidos los excitaban a los tres y sus exclamaciones, comentarios y virilidad eran espectaculares, una mezcla de “300” con “The Fight Club”.

“esoooo, bombea asi”
“dale pija, hijo de puta”
“ehhhh, este ojete pide pija a gritos”
“dale te toca a vos che”
“que te la chupe mientras lo garcho bien garchado loco”
“dale palmadas vo!”
“dale más duro que le gusta loco”
“partile el culo… así claro, bomba y bomba”

Todo esto y más formó parte de una de las mejores cojidas en lo que va del 2009!!!
que se repita chicos…

😉

comentarios
  1. Marce dice:

    Jeee, digna de los 90s!!
    Old times!!

    • flaviomvd dice:

      Total!!!
      los `90s marcaron nuestras vidas y la de toda una generación, el sexo era real en los `90s ahora es todo muy virtual…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s