PRELUDIO ARDIENTE!

Publicado: 24 junio 2009 en General

Ya de niño me di cuenta que lo mío eran los chicos!
en la escuela era un niño tímido con amigos varones pero sin ninguna amiga… ellas eran diferentes, muy suaves y rosadas; no me llamaban la atención. Pero ellos verdes fluo, rojo fuego y azul profundo rápidamente se convirtieron en mi pasión en el objeto de mi deseo y la culpa de todas mis penas!

A mi corta edad de seis años todo eso aún no lo había descubierto y me quedaba un largo camino por recorrer, fue así que en el recreo del primer día de clases en la escuela Nº 2 de Minas, Lavalleja (Uruguay) al iniciar la década de los ’80 y en plena dictadura militar me acerqué a un tímido niño y le pregunte si podía jugar con él… la respuesta fue sí y automáticamente nos hicimos amigos inseparables, el tenía un hermano pequeño… no recuerdo que tan pequeño, eso por ahora no importa…
La cuestión es que él fue mi mejor amigo durante toda mi niñez y adolescencia, que pase en esa ciudad pueblerina, nunca sentí atracción sexual ni física por él,  para mi era como un hermano, nuestra amistad era pura, fiel y santa.
Petinsue era el preferido de las maestras por su pequeña estatura y timidez absoluta, yo era el más alto de la clase una suerte de ángel y demonio, tímido y extremo a la vez, una mezcla rara pero real.

Ya entrando en mi adolescencia los deportes me gustaban, pero odiaba el fútbol y me encantaba nadar en la pileta del Club Minas en invierno y en la olímpica del Club del Parque Rodó en verano. Rápidamente me destaqué y un buen día me llamaron para formar parte del plantel de la selección departamental (o algo así, ja ja ja…) sucede que en ese plantel estaban todos los populares, los de la “crema” como le decían por aquel entonces a los niños ricos, hijos de estancieros, comerciantes y de más… La verdad es que eran insoportables y muy creídos todo el tiempo haciendo bromas y hablando de la chicas… yo a esa altura de mi vida estaba pasando por una etapa rara, donde tenía toda la presión de la sociedad que me decía “te gustan las chicas, tienes que tener novia!” y por otro lado estaba el deseo húmedo y ardiente, la pasión descontrolada y efervescente que sentía al estar con los chicos jugando al detestable fútbol, en las competencias en la pileta y rebotando pelotas en el basquetból… mi vida era eso, una constante pelea interna entre lo políticamente correcto y mis felicidad verdadera!

comentarios
  1. matias dice:

    la verdad q linda historia vamos aver q pasa

  2. flor dice:

    que lindo que escribis!!! besooo
    flor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s