PANTERA – el inicio -

Publicado: 18 octubre 2011 en General

a principio de 2005 trabajaba en un estudio de diseño y estaba en los últimos días de mi licencia, de pronto una idea comenzó a girar en mi cabeza; si quería ir a un cine porno un día de semana en horario de oficina prácticamente tendría que esperar un año hasta mi próxima licencia; sin pensarlo mucho me dirigí a uno de los que se encuentran en el centro de Montevideo, quería ver si era cierto que en el horario de oficina van cadetes y repartidores de pizza para que les hagan una buena mamada.

El Lunes 10 de enero de 2005  al rededor de las 13hs y en mi último día de licencia me encontraba sentado en un banco pensando que o bien era el más desgraciado del mundo, o la leyenda urbana de los repartidores de pizza era mentira… miré para la puerta de entrada y a contraluz irrumpió en el corredor que comunica las 3 salas una silueta esbelta, alta con un bolso deportivo al hombro agarrado con la mano derecha, su andar me hipnotizó y en mi cabeza surgió de inmediato un claro y decidido pensamiento: “ese macho tiene que ser mi novio… como sea!” al acercarse  poco a poco comencé a divisar que se trataba de un moreno, lo amo pensé, caminó dos pasos y pude ver que definitivamente me gustaba, cuatro pasos más adelante y lo tenía a mi lado, 6 pasos mas y estaba recorriendo las salas mientras que yo continuaba sentado en el mismo lugar tratando de pensar que le podía decir para estar con él, verlo nuevamente y que quiera ser mi chico; tal vez eran demasiadas expectativas, pero nada imposible.

Me levante sin nada claro no sabía que decirle ni que hacer, mi inseguridad estaba a punto de jugarme una mala pasada y sin poder prepararme apareció nuevamente a mi lado, cargando su bolso deportivo y fue ahí que se me ocurrió decirle algo que seguramente él no sabía: “disculpa, pero ¿sabes que en la entrada hay ropería? es gratis y podés dejar tu bolso así no lo tenés que cargar todo el tiempo” me miró y con cara pensativa hizo un gesto de alivio, mezclado seguramente con un pensamiento que bien podría ser: “¡cómo no me di cuenta antes de que podría haber una ropería y dejar este bolso que me pesa una tonelada!” me agradeció y fue directo a dejar su bolso.
Sonreí y de inmediato me puse nervioso, pues seguramente llegaría y cómo mínimo me agradecería el gesto, efectivamente unos minutos más tarde estaba a mi lado agradecido y sonriente; pensé en no aprovecharme de la situación y no le dije nada, seguramente esta acostumbrado a que todos se le tiren arriba y yo quiero algo más que un olvidable polvo en el baño.
Paso un tiempo, no se cuanto tal vez una hora y él estaba sentado en el pasillo en el banco frente al mío, comenzamos a hablar y unos minutos más tarde le propuse matrimonio… ja ja ja mentira, ganas me sobraban, pero solo le dije lo que en un cine porno se puede esperar “¿querés hacer lago?” su respuesta fueron dos palabras: “estoy trabajando”… inale el aire cargado de sexo que se respiraba en el lugar, quede con la mente en blanco por un instante y enseguida pensé que a mi autoestima no le importaría ni se sentiría herida si contratara sus servicios, por lo que un nuevo pensamiento surgió en mi mente: ¿con los $100 que tenía que podía hacer? pedirle que me muestre la ropa interior… exhale el aire de mis pulmones y le dije: “tengo cien pesos…” mirándolo con cara de pobreza absoluta, él me miró, sonrió y sugirió una mamada sin eyaculación, dos minutos mas tarde estábamos en el baño materializando su sugerencia. Me esmeré tanto que él dejo de vivirlo como un trabajo y comenzó a disfrutar, gozar y yo me concentre en que fuera inolvidable, un tiempo mas tarde me dijo: “te la quiero poner en la cola” imaginensé que no me iba a negar a tal ofrecimiento por lo que 3 minutos más tarde estaba siendo penetrado por el chongo de mi sueños, porque a él yo lo había soñado y pedido a todos los santos que me crucen un chico así alguna vez en mi vida, bueno los santos me escucharon e hicieron algo más que cruzarmelo en el camino…

Fue el mejor último día de licencia de mi vida!

batallón 14

Publicado: 29 diciembre 2009 en General

Luego de una cena con sushi, vino blanco y charlas varias mi cuerpo necesitaba más!

rápidamente al llegar a mi casa tome el teléfono y digite aquel número que en tantas ocasiones me supo divertir y bajar mi fiebre anal… y es que nuevamente me disponía a visitar a mis amiguitos del Juzgado Militar.
Él atendió con el mismo tono de siempre y la esperanza de que tal vez ésta vez no sea el teniente con alguna pretensión a la una de la madrugada; al escuchar mi voz supo de inmediato que sus plegarias habían sido escuchadas y en lugar de una voz firme y arrogante sus oídos se deleitaron con una voz amigable y sincera…
Rápidamente su tono de voz cambio e iniciamos una conversación con un tono un poco diferente al de todos los días; el sexo afloraba y la lujuria no se hizo esperar; es que los del batallón 14 no andan con vueltas y eso es lo bueno!
No es tan fácil acceder a un militar en su guardia y menos si un coronel vive en el edificio de enfrente, pero él sabía muy bien como saltar esos obstáculos y luego de darme unas indicaciones me dirigí hacia aquel lugar.
Con Michael quedamos en que me tenía que sentar en el banco de la parada de ómnibus convenientemente frente por frente a la puerta de su guardia; la I.M.M. no sabe que tan agradecido estoy con ellos por haber colocado esa parada en tan estratégico lugar!

Llegue y me senté como si estuviera esperando el 116, enseguida él y 2 colegas dirigieron sus miradas hacia mi, pero solo él me hizo una seña firme y segura bajando su cabeza y apenas dejando ver una media sonrisa; esa era la señal, me levante y dirigí mis pasos hacia la puerta donde los placeres mejor guardados dejan volar la imaginación y el deseo de los que vigilan de la patria!
Los 4 nos sentamos en la guardia, sus colegas toscos pero simpáticos sacaban conversación como si aquello fuera lo más normal de mundo… pero es que en realidad lo es, para ellos lo es y sucede que mientras el tiempo que duró nuestra conversación pasaron meneando sus caderas 1 travesti, 2 mujeres y 1 chico, todos con ansias de camufladas aventuras.

Michael tomó la iniciativa y comenzó a hablarme mirándome directamente a los ojos y dejando ver su hermosa dentadura, sus 21 años cumplidos hace 3 semanas mostraban una piel sin problemas de irritación al rasurarse ni acne; su lengua humedeció su labio superior y se acomodó en el sofá de cuero marrón y pie de acero inoxidable, “querés conocer el lugar?” me pregunto con voz firme y marcando territorio. Respondiendo con un simple “si” me levante y  nos dirigimos al patio donde una mesa de madera con un par de asientos nos esperaban. “te guste?” le pregunte y él con mirada firme y postura ganadora dijo “sí, cuando te vi, les dije a aquellos dos ‘ni se molesten, vino a visitarme a mi’” nos reímos unos segundos y luego mirándome fijo me tomo de la nuca y suavemente dirigió mi cabeza hacia su entrepierna al mismo tiempo que con la otra mano desabrochaba un cinturón que estaba por presenciar una batalla muy diferente a las que estaba acostumbrado y es que ésta sería su primer relación con un chico .

“esto nunca lo hice susurro, es mi primera vez con un chico” me dijo y esas palabras fueron el adicional para que ésta fuera mi despedida de fin de año! “a bueno, entonces vamos a tener que darte trato preferencia” le dije y él sonriendo sacudió su verga y con la mano que aún continuaba en mi nuca me empujo hacia abajo asta que mis labios tocaron su pelvis.
“me contaron que estaba bueno, pero no sabía que era para tanto!” exclamo entre gemidos y respiraciones entrecortadas de placer… así supe que estaba haciendo bien mi trabajo y continué chupando su tronco, hasta llegar a sus huevos y en ese momento le agarre las nalgas, firmes de tanto entrenar en el Batallón 14, ellos son paracaidistas y tienen una rutina de ejercicios mucho más exigida que los otros militares y es que son un cuerpo de elite, pero esta vez su cuerpo era mío!

Luego de un rato y de una mamada fuera de este mundo, él no daba más, sus manos estaban en mis nalgas y sin pensarlo me bajo los pantalones, se colocó un preservativo y se puso detrás de mi; con sus manos grandes me tomó firmemente de las nalgas y la separó miro y dijo “hasta la bujía ta voy a poner” y así sin mucho más que decir me embistió con un firme y rápido movimiento de cintura, “pafl” sonaron mis nalgas y el placer se mezclo con el dolor de una penetración firme y sin aviso.
No me dejo ni acomodar cuando comenzó a bombear agarrándome de la cintura e inclinándose hacia atrás, mis gemidos no parecían importarle y continuaba moviéndose sin parar, tenía mucha potencia y  la energía acumulada era mucha en aquella guardia del 28 de Diciembre de 2009.

Luego de un rato y barias poses en el banco del patio, se afirmo con un movimiento seco y exclamo un gemido fuerte y viril, seguido de otros no menos importantes y algunos espasmos de placer; él había terminado y el placer se había extinguido, la lujuria cedió su lugar a la calma y sentados mirando el cielo estrellado descansamos, nos miramos y sonreímos
“hay que repetirlo” dijimos y luego de conversar un rato me retire una vez más…
satisfecho y feliz!

JUZGADO MILITAR

Publicado: 19 septiembre 2009 en General

En Montevideo hay muchisimos juzgados pero uno es especial!
El Juzgado Militar situado en la calle Wilson Ferreira Aldunate a unas cuadras de 18 de Julio en el día es un lugar corriente, entran y salen vehículos militares, soldados, cadetes, abogados… un juzgado!
El toque peculiar se lo ponen los militares que hacen guardia las 24hs en el lugar y es que sin nada que hacer más que mirar la gente que pasa por la vereda, escuchar alguna radio o chatear por sms con alguno de sus contactos, el aburrimiento puede llegar a ser mucho sobre todo en las frías noches de setiembre…

viernes 11 de Septembre de 2009 – 22hs
tuuuuu tuuuuu tuuuuu
militar: “juzgado militar buenas noches, cadete [apellido]“
coconut: “hola, ¿muy tarde para llamar?”
militar: “¡juzgado militar! – ¿¡con quien desea hablar!?”
coconut: “con vos, ¿no estas aburrido?”

deja el tubo del teléfono y dice: “cadeteeeeee, teléfono para ud!”

cadete: “hola, ¿quien habla?
coconut: “hola, ¿cómo estás?
cadete: “eeeeeh je je je”
coconut: “¿estas muy aburrido en la guardia?”
cadete: “y si… no hay nada para hacer acá”
coconut: “si querés te saco el aburrimiento”
cadete: “¿si y cómo?”
coconut: “haciéndote una buena mema machote!!!”
cadete: “¿y que más?”
coconut: “te entrego la colita para que me la garches como todo un macho en celo!”
cadete: “será…”

tu tu – tu tu

se cortó la comunicación o el milico cortó el teléfono…
Llame de nuevo y me atendió otro militar, deje mi cel para que se lo pasen al que estaba hablando y corte para esperar que el choma piense un poco, se aburra más de lo que esta y me mande un sms.

…2hs más tarde me llega un sms del cadete:
cadete: “¿sale un un buen pete?”
coconut: “seguro me la como doblada machote”
cadete: “¿será, cuanto hay?”
coconut: “¿como sos físicamente?”
cadete: “1,83 – 80kg lomo – moreno – 24 años”
coconut: “ok”
cadete: “¿sale un 500?”
coconut: “te puedo dar 300″
cadete: “por una mema esta bien”
coconut: “dale, todo bien”
cadete: “veni a las 2 de la mañana y me haces un buen pete”
coconut: “dale, pero como hago?”
cadete: “tocas la puerta y te abro”
coconut: “dale cuando este saliendo te mando sms”

Nunca fuí, el día estaba horrible y no estaba convencido de pagarle por mas que fueran 300 pesos por una mema que obviamente luego terminaría en una cojida.
2:15 am me llega un sms

cadete: “te estoy esperando con la pija al palo”
coconut: “mmm como te la voy a chupar marchote”
cadete: “¿te tragas la leche?”
coconut: “si papi me la trago todita”
cadete: “¡vení ya para acá mamón!”
cadete: “¿entregas la cola? trae forro”
coconut: “sí entrego todo lo que quieras”

Nuevamente no fui… estaba metido en la cama y no tenía ganas de salir a chupar frío…

sábado 12 de Septembre de 2009 – 21:45hs
estaba trabajando en una presentación en la casa de un amigo cuando me llega un sms

cadete: “arrugaste!”
cadete: “pasame el cel de alguna amiga que quiero pajearme”
coconut: “sí es verdad, perdón… no tengo amigas así”
cadete: “bueno veni con 300 y me la mamas y te parto el orto”
coconut: “no puedo, estoy trabajando”
cadete: “¿que estas haciendo?”
coconut: “una presentación”
cadete: “¿para qué?”
coconut: “para una marca que lanza su colección 2010…”
cadete: “que bueno, cuando termines mandame sms”
coconut: “dale, quedamos así”

Continuamos trabajando mi amigo y yo hasta altas horas de la noche y decidimos terminar la presentación al otro día (domingo)

domingo 13 de Septembre de 2009 – 17hs
Continuamos trabajando en la presentación cuando…
cadete: “¿cómo andás?”
coconut: “bien aca, sigo trabajando, vos comó andás”
cadete: “acostado aburrido con la pija al mango”
coconut: “mmm como me gustaría lamarte la cabeza de la pija despacio haciendo círculos con mi lengua”
cadete: “que rico y qué más?”
coconut: “mordisquearte la cabeza despacito y de una metarmela hasta el fondo, que tus huevos choquen en mi cara”
cadete: “mmmmm que divino”
cadete: “¿cuando nos vemos?”
coconut: “no se porque vos lo único que te importa es la plata y me cae mal eso”
cadete: “yo no soy así, no pienses mal de mi”
coconut: “bueno pero si te veo no te pago, ok”
cadete: “ok, pero me haces una mema y me entregas la colita”
coconut: “dale, pero ahora no puedo, más tarde si”
cadete: “bueno quedamos asi”

Continuamos trabajando y terminamos a las 2 am…
Me fuí a mi casa y le mande un sms al milico diciéndole que había terminado y el me respondió contándome que el capataz a cargo sólo nos dejaba vernos en el patio; hacía muchisimo frío y le comenté que otros militares me habían invitado a ir y fuimos en una oportunidad a los cuartos, en otra a las duchas, después a la oficina del segundo piso y en otra oportunidad a la pieza del fundo. Le expliqué que conocía le lugar y que ir al patio era infame porque nos íbamos cagar de frío, que le pida para ir a algún lugar adentro, si no, no iba!
Al rato me mando un sms diciéndome que podíamos ir a la pieza del fondo; la pieza del fondo es donde los militares se cambian la ropa de civil y se ponen el uniforme, esta llena de lockers, bancos del estilo que hay en los vestuarios de los clubes deportivos.
5 am! bañado y depilado llame un taxi y me baje medía cuadra antes del Juzgado Militar y allí estaba un él, alto, erguido y firme, esperando en la puerta que yo llegara, de lejos me di cuenta que era un caballo!!!
Cuando me acerque lo vi, un moreno, de cara angular y labio superior más grueso que el inferior, digo de su hermosa etnia; amo los morenos son hermosos, viriles, masculinos, soberbios, bestiales!!!
Me sonrió y dejo ver su perfecta dentadura blanca, entramos y me dijo: “esperá acá…” me detuve, mire al costado a la oficina de recepción, allí estaba el capataz, sentado en una silla, tirado para atrás con los pies sobre la mesa, las manos en la nuca y con el corro colocado sobre la cara, lo miro de reojo y le hizo una seña a lo macho… cadete vino y me dijo: “vamos para el fondo” y comenzamos a caminar hacia la pieza del fondo, yo lo observaba y pensaba: “es hermoso, no puedo creer lo que es este macho” él sonreía, yo le gustaba y sabía que pasaríamos genial!

Llegamos a la pieza, extrañamente había un sillón antiguo de peluquería, de esos blancos…
El se recostó en el sillón y en sos ojos sólo había deseo! me acerqué y comencé a tocarlo por encima del uniforme, era una roca de músculos afilados como sables, pero suaves como esponjas de mar… Rápidamente se quitó la campera y la remera verde aceituna le quedaba provocativamente ajustada, no reventando, pero si ajustada; no hay nada más sexy que una remera levemente ajustada en el cuerpo de un macho musculoso.
Sin pensarlo mis manos se dirigieron a sus pechos, y lo acaricié apasionadamente, el tiraba la cara para atrás y relamía sus hermosos labios gruesos, con sos manos me tocaba las nalgas y me acercaba a su cuerpo; le subí la remera y le lamí sus tetillas, que acompañaban un pecho lampiño por naturaleza… amo los macho como él, deportistas, lampiños, sexuales y expresivos!
“no aguanto más” susurró y se bajo el pantalón camuflado, “no me saco las botas porque es una tranza” me explico y pensé “no quiero que te la saques” – Separé las gambas, hartas gambas también lampiñas y debajo de un boxer blanco apareció un pijón maestro! “no es muy grande dijo y me miro con cara de vergüenza…”  La verdad no se que es grande para este militar, pero a simple vista parecían unos 19 cm… eso en mi barrio es grande y vivo en barrio Sur… lleno de morenos candentes! tierra de Las Llamadas y reino del candombe.

Le hagarré la pija con mis dos manso y salía un pedazo del tronco y la cabeza de la pija, lo mire y le dije, “esto no es chico, es grande” y me la metí toda en la boca de una – “aaahhhhhhh!!!! – que divino” exclamo el macho y enseguida me agarro de la cabeza con las dos manos y comenzó a dirigir la mamada; con una mano movía mi cabeza hacia arriba y abajo y con la otra me acariciaba el pelo.
“así, chupala toda-aaaahhhhhh” me decía gimiendo a la vez y no hay nada más cachondeante que un macho gemidor, hablador y calentón, es el mejor regalo que la vida te puede dar!
Le seguí chupando la pija, mmm que divina y rica era la verga de ese choma ja ja ja…
En un momento me dijo “haber esa colita…” y se la mostré, quedo mas alzado de lo que estaba, me la tocó con las domas manos y me la acarició, “que divina” dijo y me comenzó a dar pesos en las nalgas, me puso en 4 patas en el banco del vestuario y me separo las nalgas, así como quien no quiere la cosa me pego terrible chupada de culo!!! goce como un loco, terribles lenguetazos en el ojete me pego y me mordisqueó las nalgas, todo un macho en celo resulto ser el miliquito!
Luego de una espectacular chupada de culo me pidió que le siga chupando la pija y así lo hice… unos minutos después me pidió un forro y se lo colocó – “haber esa colita” dijo y me colocó en una posición bien cómoda como para que le entregue el traste cómodo y distendido. Me puso la cebeza y entró sin drama, mi calentura era zarpada! y luego de a punteos fue entrando hasta los huevos.
Él y yo gemíamos como locos y no nos importaba que se escuchara, es más algún otro de la guardia estaría haciéndose terrible paja gracias a nosotros… Bomba, bomba y más bomba, las nalgas me sonaban “plaf plaf plaf!” y el moreno gemía como loco “que culo, que culo” decía y mas fuerte me daba, yo en 4 patas en el banco blanco del vestuario sentía como entraba y salía ese pijón de mi culo y el roce de sus piernas frotándose con las mías, la química era evidente, nos gustábamos y estábamos pasando genial llenos de morbo por la situación, llenos de deseo y ardiendo de placer!

Luego de unos gemidos a lo macho, me la saco y el forro estaba lleno de leche! el choma estaba complacido, sedado y mimosón, nos dimos unos besos y cerramos el garche abrasados y ronrroneando; este resultó ser un miliquito tierno después de todo y quedamos en vernos de nuevo, pero en mi casa, es que él quiere estar más cómodo y pasar más rato conmigo, yo feliz! no puedo pedir más…
La verdad es que ésta fue la mejor cojida en lo que va del 2009.

GOSTOSO!

Publicado: 4 septiembre 2009 en General

Primeros día de enero del ’96 Punta del Este arde de gente… pero me aburro entre tanto Ferrari 550 Barchetta y Lamborghini Diablo
En esos días se llena de brasileños que gustan pasar 24 y 31 de Diciembre en las tranquilas y exclusivas costas esteñas, que embole!!!
Necesitando algo de pueblo,  decidí ir al centro de la ciudad de Maldonado, todo el mundo comenta que en la Plaza hay levante y yo quiero probar carnes nuevas.

Ya en la plaza, me di cuenta que el comentario era real, mucho chongo suelto y maricón alzado camuflados entre la vegetación de la plaza, pero ninguno que me guste, seguía aburriéndome y encima la fuente con las aguas danzantes y chorros de colores no anda desde que termino la dictadura puf! eso fue algo lindo que hicieron los milicos y no anda… creo que necesitaba bajar a tierra y darme cuenta que ya no estaba en la calle 20 y que lo que estaba buscando era un macho autóctono, reacio, pero con algo de roce social.

Me senté en la plaza a mirar los especímenes y no había mucha cosa… ya aburrido de estar aburrido decidí irme, regresar al primer mundo cuando lo vi!
Un macho pardón, alto, de pelo parado y levi’s 501, atravesando la plaza a campo traviesa, “este chonma es mio!” – pensé – y lo mire como para comérmelo, él paso al lado mío me miró y vi en su rostro que se dio cuenta de mis intenciones y no parecían disgustarle, doblo la esquina por la calle de “La Casa de La Cultura” y me miró discretamente al doblar; me levanté y comencé a seguirlo, eran los ’90s los levante callejeros estaban permitidos y eran seguros (otro Uruguay)
Él continuó caminando y mirando para tras, para asegurarse que lo estaba siguiendo, luego de un cuadra disminuyó la marcha y lo alcancé, intenté hablarle y él enseguida me aclaró que no hablaba muy bien el español, pero lo entendía, era de San Pablo y estaba  veraneando en Punta del Este… Pa! me gané la lotería! pensé, nunca había estado con un brasuca y menos de San Pablo.

Harto moreno con ojos verdes, piel perfecta, lomaso increíble, patas chuecas bien a lo jugador de fútbol y la típica simpatía de los brasileros, no podía pedir más; pero había más, mucho más.
Continuamos caminando y me dijo que no podíamos ir a su casa porque estaba con su familia y además alquilaron en “Rincón del Indio”, no se que hacía en Maldonado, pero como yo también estaba allí nunca me intereso y era totalmente irrelevante.
Continuamos caminando y hablando casi nada, ya la calentura se sentía, se olía, nuestras miradas irradiaban sexo y los brasileros son expertos en calentura y sexo!
En un momento llegamos a un terreno baldío con un cartel que se construiría una torre… ni siquiera nos miramos, entramos sin cuestionarnosló, el brasuca pelo todo! me habarró de la cintura y me comió a chupones, con una trucha carnosa, caliente y húmeda que me hizo estallar de al instante, comenzamos a tocarnos, manosearnos los culos y las pijas, el orto del brasilero era perfecto, fibroso, duro, redonde… subí con mis manos a su pecho, lampiño y marcado, con tetillas chicas; continué acariciándole su cara con barbita de unos días, mentón marcado y nariz recta.
Un Macho único, con mirada picara y sonrisa perfecta dejando ver sus dientes blancos y lengua sedienta!
Volábamos  de la calentura y el me tocaba como ninguno, fuerte, firme, gimiendo como Macho, resoplando de la calentura, con mano firme y segura… no hablábamos, las palabras estaban de sobra, el lenguaje del sexo es universal más entre vecinos de frontera!
Yo como anfitrión del país donde el veraneaba tenía la obligación  de atenderlo bien, para que al regresar a sus tierras les comente a sus amigos lo bien que fue tratado en estas tierras.

Le desprendí el jean y le metí la mano por dentro del boxer, harto trabuco manzanero tenía por verga esta paulista!
Le saque la verga y un gato muerto apareció de ahí adentro, se me hizo agua la boca y sin pensarlo dos veces me la metí toda de una en la trucha! el gemido del choma me alzó aun más y continué mamándosela sin darle respiro, ese macho tenía que ser bien atendido como sea! el honor de un país entero estaba en juego en esa mamada, no iba a dejar mal a mi tierra, a la tierra que me dio de mamar – literalmente! -
El macho gemía y gemía y no paraba de gemir,  “gostoso, gostoso” decia sin parar “mmmm gostoso”
“eu quiero su culo” exclamo entre gemidos y respiraciones entre cortadas.
Saque un forro se lo puse en la pistola y me puse en 4 patas en el terreno baldío, el macho me hizo terrible chupada de culo, se escupió la mano se lubrico la pija y sin mas tramite me la mando guardar de un bombazo,  estaba tan cliente que no me dolió y casi me acabo del placer; enseguida comenzó a gemir como loco y más “gostoso, gostoso” salían de su boca, yo no me quedaba atrás y le decía “brasuca hijo de puta garchame el orto!!!” y él entendiendo o no, me daba bomba como loco, me sonaban las nalgas con cada embestida de aquel macho que me dejo bien claro que “o mais grande do mundo” era real!

Entre gemidos, bombazos y comentarios en portugues y español veíamos pasar los autos por la calle entre las maderas del terreno que prometía ser una torre exclusiva… caminamos tanto que ya estábamos en el límite de Maldonado y Punta del Este…
El brasilero me hagarró fuerte de las nalgas y en 5 bombazos insufribles acabo, forro de por medio sentí como se hinchaba su pija y me imaginaba los chorros de leche caliente chocando en las paredes el preservativo queriendo llenarme el culo de leche al punto de rebalsarlo! me abrió las nalgas con las dos manos y miro como estaba mi ojete casi a punto de partirse con semejante pijón adentro, se quedo así por un momento y la caco, el culo me quedo abierto, latiendo de la paliza de pija y el forro lleno de leche blanca, de espermatozoides que nunca cumplirían su función, pero que morirían habiendo hecho feliz a su macho procreador!

IN THE NAVY

Publicado: 1 septiembre 2009 en General

Los marineros del Comando General de la Armada tienen unos de los más cachondeantes uniformes del mundo, particularmente en verano cuando utilizan el blanco, con pantalón, remera y gorro haciendo juego, los amo!!!
Hace años, antes de que el barrio “Ciudad Vieja” (Mvd – uy) se pusiera de moda y el “Mercado del Puerto” explotara de popularidad, La Rambla del Puerto no estaba tan iluminada y la playa de contenedores no era tan grande, en esa época la parte que hoy esta llena de contenedores estaba vacía y a la izquierda del Comando General de la Armada había un puesto de vigilancia con marineros cuidando la entrada al y salida de esa parte del puerto; como todo trabajo de vigilancia debería tener noches de total aburrimiento, juego de cargas, llamadas a los 0900 y muchas horas de mirar pasar los autos y camiones por la rambla. A mi siempre me fascinaron los uniformados, me parecen tan cachondos, viriles y representan el ideal de hombre que me gusta… Esa noche de octubre estaba aburrido, harto de más de lo mismo y bastante excitado por los primeros calores que anticipaban un verano incandescente! Sin pensarlo dos beses salí a la calle a buscar acción, algún macho alzado con ganas de ponerla en el primer agujero que se le cruce, pero no encontré ninguno y los que estaban en la calle no eran de mi tipo; continué caminando hasta percatarme que estaba cerca del puerto y sentí el llamado de la osadía, del placer ferviente y el deseo cante de mi una de mis más requeridas fantasías y fue así que me dispuse a encarar a algún marinero del puerto con esos uniformes blancos inmaculados!
Al llegar al puerto me enfrente a las puertas de entrada, llenas de marineros vigilando la entrada, la discreción debía ser mi aliada para conquistar ese tesoro, por lo que decidí caminar cerda del muro y esperar que algún marinero aburrido de estar en su puesto de vigilancia salga a caminar por el muro, a fumar un cigarrillo o simplemente a sacarse el aburrimiento de alguna forma.
La noche recién comenzaba faltaban horas para el amanecer y yo estaba dispuesto conseguir mi cometido, solo aceptaría un SI como respuesta y agotaría todos mis recursos a la hora de conseguirlo… Luego de una hora salió uno y pensé: ¿¡¡¡que hago para que me de bola!!!? – lo salude a la distancia y me correspondió el saludo – no son inaccesibles – pensé (gracioso pero cierto) y un torrente de adrenalina me dio las fuerzas para continuar el encare, pero no tuve éxito; a los pocos minutos entro a su puesto de vigilancia y no salió más.

No van a poder conmigo!!! susurre a la nada y emprendí la marcha hacia la entrada principal del Comando; pase frente al arco enorme y suculento, lleno de poder y virilidad donde muchos entran pero pocos salen… (ja ja ja)
Al costado hay otra entrada mas discreta y poco vigilada unos metros más adelante se encontraba un puesto de vigilancia para nada precario, asta lindo inclusive… en la puerta dos marineros sentados mirándome sin habla, “¿que hace este civil a estas horas solo por acá?” es lo mínimo que pensarían… yo ya estaba harto de esperar y ese era mi combustible para el encare y los salude con la mano, ellos saludaron, seguramente estarían más aburridos que yo y me acerque a hablarles, al cavo de unos minutos nuestras miradas lo decían todo, SEXO! ardiente, apasionado, salvaje, bestial… “aburrida la noche…” se animó a decir uno, esa fue la señal, lo que estaba esperando para encarar, mis próximas palabra definirían todo, serían decisivas y tenían que si o si terminar en un garche!

yo.- “habrá que hacer lago para matar el aburrimiento”
marinero #1.- “…”
marinero #2.- “y… si, la noche es larga…”
yo.- “demasiado y aburrida”
marinero #1.- “habrá que hacer algo, tengo un afrecho de semanas”
yo.- “eso tiene solución”
marinero #2.- “¿no querés pasar y atender la compañero, esta necesitado…?”
yo.- “yo lo que necesito es chupar una buena pija”
marinero #1 y #2.- “ja ja ja”
marinero #2.- “invitalo a pasar, no seas mal educado con el muchacho”
marinero #1.- “ja ja ja… ¿querés pasar?
yo.- “¡por supuesto!”
marinero #2.- “deja algo para mi…”
marinero #1.- “ja ja ja”

Entramos, el lugar estaba súper limpio y prolijo; estaba en la marina, otra cosa no podía esperar.
Nos dirigimos al baño y sin hablar él se bajo el pantalón blanco y me miro sonriendo de costado y yo me arrodille a entretener a quienes vigilan nuestras aguas y alejan los malhechores de las playas.
Él media un metro setenta y siete, casi de mi altura… pelirrojo con pecas de pelo corto – obviamente – rasurado a la perfección, con las uñas perfectas, de dedos grandes y robustos, brazos marcados por el trabajo en la sala de maquinas de la fragata y espalda ancha. Completaban al Set un par de ojos grises, una boca carnosa y roja, cuerpo lampiño y una verga y un orto celestiales…
El piso de baldosas blancas estaba fresco, olía a brisas del mar salpicado con estrellas marinas y su pija sabía a delicias del bosque con frutas de la huerta.
Dura y rozagante, erecta y firme esperaba que mis labios la besaran y mi lengua la humedeciera, me la metí de a poco en la boca mirando como gemía de placer, es que ese macho no había sentido esta sensación en meses y estallaba de calentura; cuando sus huevos chocaron con mi mentón él no pudo frenar un temblor de placer que le contrajo todos los músculos y exclamo casi sin aire “¡fua que chupada!”

Enseguida se incorporó lleno de virilidad, me puso una mano en la nuca y con suavidad me ayudaba moviéndome la cabeza, marcándome el camino y sugiriendo que hacer y como hacerlo…

marinero #1.- “eso, así… mete lengua, mete lengua”
marinero #1.- “que divino, cuanto hacia que no me hacían una mema”
marinero #1.- “vamos, chupala toda, sin lástima, hasta el fondo dale”
marinero #1.- “así, así con ganas, dale chocate con las bolas dale”
marinero #1.- “ah… mmmmhhhh… como me gusta ah…”
marinero #1.- “¿quien te enseño a chupar tan bien? hay que darle una medalla”
marinero #1.- “como trabaja esa boquita”
marinero #1.- “chupe chupe chupe, así así así, vamos toda adentro, sin lastima”
marinero #1.- “eeeeeso me gusta cuando me obedecen, eh putito! te guuuusta!”

Y así durante una hora le chupe la pija sin parar, los labios los tenia hinchados de tanta matraca!
Pero no iba a parar, ver y sentir como gozaba ese macho no tenía precio, para todo lo demás existe master card…!

marinero #1.- “¿a ver ese como esta ese culito?” – Plaf! (palmada)
marinero #1.- “aaaahhh, esta alcancía pide monedas a gritos eh!”
marinero #1.- “¿entregas el culo?”
yo.- “si machote, te entrego todo lo que quieras”

(ja ja ja)

marinero #1.- “ah, hijo de puta te gusta la joda eh!”
marinero #1.- “ponete en 4 que vas a ver lo que es estar con un marino”
marinero #1.- “mostrame la colita, asi… trala para atrás mamita, seeee así, que divino”
marinero #1.- plaf! (palmada)
marinero #1.- “a ver, te gusta esto?”
y me apoya la cabeza de la pija en una nalga y me pega palmadas con ella
plaf plaf plaf,  me sonaban las nalgas cada vez que chocaba esa terrible verga en mi cola.
marinero #1.- “bueeeno, vamo a poneeerla…”
se se puso un forro, se escupió la mano y lubrico la verga y con las dos manos me abrió las nalgas y me escupió en la puerta del ojete… no hay nada mejor que esa sensación; sentir cuando se estrella la saliva de un macho en tu ojete es un tsunami de placer!
Sin soltarme las nalgas y moviendo la cadera me colocó la cabeza de la pija en la puerta del ojete y me exclamó “¡que polvaso me voy a pegar!”
y comenzó a puntear de a poco pero firme, como diciendo “¡acá mando yo!” y me fue entrando de a poco con cada punteo un poco más adentro, cuando estuvo un poco más de la mitad adentro paró, me solto las nalgas me pego una palmada y me agarró de la cintura y la metió sin vacilar hasta el fondo

yo.- “aaahhhh, hijo de puta me partiste el orto!”
marinero #1.- “¡no jodas que te gusta puto!”
marinero #1.- “¡buscaste ahora aguanta!”

La cojida tomo un aire de tormenta! con las manos me agarró firme de la cintura y se afirmo y comenzó a bombear cada vez más fuerte; el placer comenzó a mezclarse con dolor y el morbo se apoderó de la situación, cada tanto disminuía las embestidas como buscando mi aprobación y al ver que no lo frenaba retomaba con más fuerza la cojida… El macho estaba pegandome una de las mejores cojidas y estábamos gozando como nunca.

marinero #1.- “¿¡putaso donde queres la lechita!?
marinero #1.- “¿¡en la boquita, hijo de puta!?”
marinero #1.- “¿¡te gusta en la trucha, eh…!? – PLAF!!! (palmada)
marinero #1.- “¡cómo te gusta puto, como te gusta mmmhhhh! – aaahhhhhh!”

Luego de un rato, me saco la pija del culo, se saco el forro y comenzó a pajearce y me acabo en la cara

marinero #1.- “¡aaaaaaahhhhh!!!!!!!”
marinero #1.- “¡mmh-h-h-h-hhhhh!!!!!!!!”
marinero #1.- “¡uuujjjjhhhhmhhhhh!!!!!!!!!”
marinero #1.- “¡que polvo, la puta madre!”

Y así sin más palabras nos lavamos, nos despedimos y me fui, dejando contento y bien atendido a un marinero de nuestro Comando General de la Armada.-

LAS PALMERITAS – River Resort

Publicado: 18 agosto 2009 en General

En semana de turismo del `96 tenía veinte años y hacía dos que había salido del armario.
Necesitaba explorar nuevos territorios, conocer gente nueva y diferente, la rebeldía era mi aliada y no aceptaba un no como respuesta.
Con una actitud arrasadora un metro setenta y siete, ojos verdes, cabello castaño y cincuenta y cinco quilos de peso representaba en carne y hueso el ideal de belleza que los anorexicos noventas promovían; estaba en la gloria, era feliz! ame los noventas, al fin la ropa me quedaba bien, al fin no se burlaban de mi por ser ten delgado…
Con semejante shock de autoestima no paraba de divertirme, ir a fiestas privadas, discos de moda, pubs y afters hasta las 13hs. amaba vivir en Montevieo y amaba mi vida!

Llegó el mes de Abril y con él Semana Santa, con mis padres todos los años íbamos a Fray Bentos, capital del departamento de Río Negro; una ciudad pequeña a orillas de río Uruguay con una tranquila vida social. Como no podía hacer nada al respecto me resignaba todos los años a ir a ese pueblo aburrido y lo tomaba con un escape del ruido de la capital y de algún modo disfrutaba de aquel lugar tan pintoresco; pues en el interior del país la vida es más tranquila, no hay muchas opciones y todos se conocen.
Pero esta Semana Santa estaba predestinada a ser diferente, pues en Montevideo había conocido a dos chicos (gays) de esa ciudad y casualmente visitarían a sus familias esa semana; en aquel entonces no había celular por lo tanto lisa y llanamente había que dar el teléfono de tu familia si querías que se comunicaran contigo y ellos me los dieron…

Mis padres no entendían mis extrañas ganas por ir a Fray Bentos y muy inosentemente creyeron que mis intereses eran familiares, yo jamás desmentí semejante acto de bondad y sonrientes emprendimos el viaje de 4hs a la oeste capital del departamento.
Cuando llegamos lo primero que hice fue llamar a mis amigos para salir, mis padres no entendía el cambio de actitud, de detestar pase a amar Fray Bentos sin motivo aparente, lo asociaron con “cosas de la edad” y así tan fácil el dilema fue resuelto.

Luego de bañarme, rasurarme, depilar mis partes íntimas y acicalar mi cuerpo llego el ritual del “que me pongo” un jean le lycra negro Diesel (la versión vieja de los actuales chupines) una T-shirt negra con tres rallas blancas en las mangas talle xs de la desaparecida marca Me Too y borcegos casi hasta la rodilla por encima del pantalón completaban el noventoso look y así salí sin cuestionarme nada, yo estaba a la moda y no iba pensaba ni quería bajarme ni un escalón del trono tendencioso que ocupaba.
Mis amigos no se quedaban atrás y así llegamos al centro, la verdad es que en los noventas todo el mundo se producía, la gente estaba horas y días planificando sus looks y hasta en los pueblos más alejados de la capital la moda llegaba!
Rápidamente nos sentamos en el lugar de onda a tomar una cerveza y fumas mis cigarrillos Ive Saint Laurent mentolados (originales)
Después de un rato, aburridos de más de lo mismo y sin ningún síntoma de acción decidimos buscarla!

En el interior siempre hay un grupito de putos conocidos a los que todo el mundo evita y todos los machos se los garchan a escondidas y luego “si te he visto no me acuerdo” – ese grupo de trolos era nuestro cometido, teníamos que encontrarlos y hacernos amigos para que fueran nuestro boleto a la fama: Machos!!!
Nos fuimos del tan coolisimo lugar a buscarlos, por fortuna mis amigos de F.B. (Fray Bentos) sabían quienes eran y donde solían parar y allí fuimos: a La Plaza y ahí estaban, sentados en el cesped camuflados en la vegetación como gacelas en celo esperando ser devoradas por leopardos alzados. Para mis amigos el problema era como llegar a ellos, como acercarse, como hablarles, como… “¿hola chicos, como va, todo bien?” fueron mis palabras hacia ellos, de su parte un silencio sepulcral silenció aun más a mis amigos y yo capitalino y con exceso de actitud continué “soy de Montevideo, estoy con mis amigos y me pareció recontra IN su actitud de estar sentados en el césped al lado del cartel no pisar el césped; tenemos cerveza y cigarrillos…”
me-a-ma-ron!!! era obvio y todo fue planificado, si sos del interior y se te acerca un grupo de chicos de la capital y te hablan automáticamente sos popular!
Nos presentaron a los mejores MACHOS de la ciudad, futbolsitas, basquebolistas, de “La Crema” todos se los cojian y ninguno decía que no, en aquella época nadie pedía “una ayudita” nadie era taxi-boy y era humillante pedir dinero a cambio de sexo; eran los noventas, las top-models, champagne con pizza, mega discos, after hours, no había límites y rondaba la seguridad en todos lados.
Nuestros nuevos amigo nos invitaron a fiestas en casas en las afueras de la ciudad, llenas de Machos y Trolos, alchool, picadas y ni un porro! la droga brillaba por su ausencia y a nadie le interesaba.
Corriamos de habitación en habitación todo en bolas, riéndonos e intercambiando machos, era la gloria y nos hicimos realmente amigos de esos gays que nos amaron y nosotros a ellos; tanto que la noche anterior a mi regreso a Montevideo me hicieron una fiesta de despedida y así es que nace esta historia, así conocí a:

LAS PALMERITAS – RIVER RESORT!

“vamos a Las Palmeritas, ya vas a ver te va a encantar!” me decían y mantenían un aire de misterio y misticismo al referirse al lugar, yo pensaba que era un bar, un motel en algún lugar, algo así y llego la noche, me producí y me pasaron a buscar en un remis, no me llamo mucho la atención, pero de todos modos era raro alquilar un remis en una ciudad que se la puede recorrer de punta a punta en 10 minutos y tranquilamente estar rumeando con la vacas luego de eso!!!
“vamos a la ruta del puente internacional” le dijeron al chofer y arrancó “¿a donde vamos?”  pregunte – “es una sorpresa” respondieron y entre sonrisas y carcajadas nos dirigimos a la ruta del cruce internacional Fray Bentos Puerto Unzue, yo no hablaba y miraba el campo, la nada y pensaba “¡me matan, me quiero ir de acá!” y sin previo aviso le pidieron al chofer que detenga el auto en medio de la ruta en la base de una colina, allí no había nada, ni motel, ni bar ni nada, campo traviesa!
Lentamente recorrí con la mirada el lugar hasta llegar a la cima de la colina y divisar tres palmeras solitarias… la cabeza me explotó! “LAS PALMERITAS” eran eso, tres palmeras en el medio la nada en la ruta de camino a un puente internacional, era perfecto, era una noche sin una nube estrellada de luna llena, el cielo explotaba de estrellas y había unos 23º de temperatura, no podía ser mejor.
Llegamos a la cima de la colina y allí estaban nuestros amigos, esperándonos con un espectacular night picnick, mantel a cuadritos blancos y rojo, canasta de mimbre con pizzas, cervezas y un doble casetero a pilas con “pum up the jam” a todo volumen:

Pump up the jam
Pump it up
While your feet are stompin’
And the jam is pumpin’
Look at here the crowd is jumpin’
Pump it up a little more
Get the party going on the dance floor
Seek us that’s where the party’s at
And you’ll find out if you’re too bad
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight
Make my day
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight
Make my day
Make my day
Make my day
Make my day
Make my day
Yo!
Pump up the jam
Pump it up
While your feet are stompin’
And the jam is pumpin’
Look at here the crowd is jumpin’
Pump it up a little more
Get the party going on the dance floor
Seek us that’s where the party’s at
And you’ll find out if you’re too bad
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight
Make my day
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight
Make my day
Make my day
Make my make my make make my day
Make my day
Make my day
Make my make my make make my day
Yo!
Pump up the jam pump it up
A pump it up yo pump it
Pump up the jam pump it up
A pump it up yo pump it
Pump up the jam pump it up
A pump it up yo pump it
Pump up the jam
Pump it pump it pump it pump it, Yo!
Pump up the jam
A pump up the jam
Pump up the jam
Pump it up a pump it pump it pump it
Pump up the jam
Pump up the jam
Pump up the jam
Pump it pump it pump it pump it pump
Pump up the jam
Pump it up
While your feet are stompin’
And the jam is pumpin’
Look at here the crowd is jumpin’
Pump it up a little more
Get the party going on the dance floor
Seek us that’s where the party’s at
And you’ll find out if you’re too bad
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight
Make my day
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight
Make my day
Pump up the jam pump it up
A pump it up yo pump it
Pump up the jam pump it up
A pump it up yo pump it
Pump up the jam pump it up
A pump it up yo pump it
Pump up the jam
Pump it pump it pump it pump it, Yo!
Pump up the jam pump it up
A pump it up yo pump it
Pump up the jam pump it up
A pump it up yo pump it
Pump up the jam pump it up
A pump it up yo pump it
Pump up the jam
Pump it pump it pump it pump it, Yo!
Pump it up
Pump it up
Make my day
Make my day
Make my make my make make my day
Make my day
Make my day
Make my make my make make my day
Yo!
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight
Make my day
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight
Make my day
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight
Make my day
I don’t want a place to stay
Get your boody on the floor tonight

Todo era perfecto salvo por una cosa: faltaban los CHOMAS!!!
Luego de una hora de risas y pasos de baile a la moda, a lo lejos una moto con dos chicos llegaba y una camioneta con otro más se arrimaba y otro auto y más motos… “eeeeehhhhh!!!!!!” – “uuuuhhhhhhh” gritaban y así llegaron todo el séquito de Machos con más cerveza y vino para tomar, coca-cola y mucho más.
El ambiente cambió la testosterona se hizo presente y ellos comenzaron a dirigir la batuta, las miradas complices y el sexo se olía en el aire; la fiesta comenzó, mi despedida sería un éxito!!!

Comenzamos jugando al juego de la botella pero con otras reglas, al que le tocara el pico de la botella sacaba la pija y al que le tocaba el culo ponía la boca!!!

Luego de un rato decidimos jugar a la escondida y nos internamos en el bosque, los ocho gays nos debíamos esconder y los quince machos nos tenían que buscar y obviamente cojernos!
Yo no tenía ganas que me tocara alguno feo por lo que me agarre a dos basquebolistas y me los lleve abajo de un árbol e hicimos el mejor ménage à trois de mi vida, nos chupamos los culos, las pijas, nos cojimos entre nosotros y todo eso en medio del bosque mirando las estrellas y con una luna llena enorme y perezosa!

Amé Fray Bentos y siempre lo amaré

BAYWATCH

Publicado: 14 julio 2009 en General

Lejos de Santa Monica – Los Angeles Ca. – en las naturales costas de Rocha, nuestros “baywatch” caminan por las blancas arenas observando a los surfistas, vigilando los bañistas que nadan en las aguas de nuestras playas; la diferencia con la seria de televisión estadounidense no hace falta aclararla, pero el espíritu es el mismo y el color de los uniformes también, rojo pasión!

Esa tarde parecía ser una más, sin mucho que hacer, aburrida como otras tantas, destinada al olvido…
Minutos más tarde me encontraba chateando con un chico que según lo que decía, no tenía mucha experiencia con su mismo sexo; esa data inmediatamente llamo mi atención “chongo a la vista!” exclame…
Continuamos chateando y rápidamente intercambiamos msn, ya formando parte de mis contactos y habiendo ganado su confianza me confesó que era guardavidas en las playas de Rocha, sinceramente no le creí mucho, en el msn todos somos divinos, tenemos hartos lomos y terribles pedazos, la posta esta “face to face”.

Minutos más tarde me envió una foto, – “este macho no es real” – pensé y para confirmar que se trataba de un ciber pajero más o de un viejo detestable que miente para provocar encuentros y ser rechazado a los 2 minutos de llegar a la cita, le pase le dirección de mi casa; “me tomo un taxi y en 5 minutos llego, estoy en 18 y Ejido” tipeo en alguna pc del ciber de esa esquina.
La rabia que me provocaba el descaro de este infame ser, mezclada con la duda razonable que sentía al observar la foto enviada, provocaban en mi un rayo de esperanza y un sentimiento de que al menos fuera joven y “cojible” – “que gracioso pense…” -
“tiiiiiiiiiiiiiiiiii” chillón y agudo sonó el timbre del portero, atendí “ya bajo” le dije y esperando ver alguien patético baje indignado en el ascensor. Ocho pisos mas abajo se abrieron las puertas y un macho espectacular de 1,85 metros de altura, corte de cara angular, cabello corto, y complexión física grande sonreía sanamente detrás del vidrio de la puerta de calle como solo los machitos del interior saben hacerlo.
Mientras me acercaba a la puerta mire hacia un costado y el otro, buscando al ser infame que me disponía a rechazar, poner en su lugar por haberme hecho perder el tiempo y encarnar al vengador de todos los demás que engaño en los chateos que habría realizado en quien sabe cuanto tiempo, años tal vez…
“sos Pablo?” – Pablo era el nombre que utilizaba cuando salía con chongos – mi estrategia era simple, si llegaba a cruzarme con ellos y estaba no mis padres, él me saludaría mencionando ese nombre y así yo en su propia cara le diría que se confundió de persona, sonaba bien al menos en mi mente. Lo miré y con cara de asombre pregunte “¿que?” – “Soy el del chat, vos sos Pablo?” pregunto esta vez con cara de incertidumbre y algo tímido – “sí, soy Pablo. subis?” – le pregunte y caminamos juntos hacia el ascensor de mi edificio.

“asi que sos guardavidas?” – le pregunte escaneándolo y pensando – “le tengo que gustar, le tengo que gustar!!!” – “sí, en Rocha” – me respondió orgulloso y llenandose el pecho de aire; ese macho estaba orgulloso del servicio que le brindaba a la sociedad – “más orgulloso vas a quedar después de la tremenda cojida que me vas a dar” – pensé mirándole el gato muerto que tenía por bulto!
Llegamos a casa, entramos y rápidamente le mostré mi apartamento; terminamos el recorrido sentados en la computadora mirando películas porno heterosexuales. El es bisexual y a mi me encanta ver a un macho garchandose una mina, para mi es diferente, raro y casi exótico… Verlo sentado despatarrado frente a mi me excitaba muchísimo, harto macho con cara de soretón y volando de la calentura no podía estar a centímetros de mi y no hacer nada, algo tenía que pasar y ya!

- “¿¡me vas a chupar la pija!?” – me preguntó sin mirarme y unos segundos más tarde giro su cabeza, me miró a los ojos y sonrió soberbiamente al mismo tiempo que se desprendía el jean para dejar salir harto pijón duro como un hierro y gigante; era la pija más grande que jamás había tenido frente a mis ojos – en vivo. for real! -
– “¡Paaah!, eso no me entra en la trucha” – pensé – y enseguida me arrodille y comencé a lamerle la cabeza, lentamente haciendo círculos con mi lengua y agarrándosela firmemente con la mano. Continué bajando por el tronco que parecía interminable hasta que llegue a sus huevos, rosados, firmes y llenos de leche tibia! – “¡lameme los huevos!” – exclamó – Luego de chuparcelos subí rápidamente y me metí casi toda su pija en mi boca, es que toda no me entraba, él me empujaba con sus manos en mi nuca y ese pijón no entraba más – “nunca me la comen toda” – comento con un tono de superación absoluta.

Luego de un rato y volando de la calentura, llegó la hora de la verdad – “esa pija tenía que entrarme en el culo como sea” – le puse un forro y me senté en su falta mirándolo a la cara, con una mano lo abrase sosteniéndome y con la otra le agarré la pija y me la puse en la puerta del ojete; tome aire y pensé: “es ahora o nunca, baste de mariconeadas infantiles; tengo harto macho guardavidas volando de la calentura, alzado conmigo, le gusto, lo único que tengo que hacer es distenderme, que este termo no me parta el culo y gozar de la cojida!!!” – hagarrándole la pija le dije: “con tus manos abrime las nalgas así me entra mas fácil” – él me las agarró bien a lo macho y de un sacudón me abrió las nalgas, me metió la cabeza de su pija con un movimiento sutil y firme; no me dolió, el placer fue inmenso y en menos de un minuto más tarde, tenía sus veintiún centímetros metidos hasta los huevos!

El macho comenzó a moverse como un potro en celo, con cada envestida las nalgas me sonaban como si me las estuviera palmeando, él seguía sosteniendome firmemente y no parecía tener ningún interés en soltarme. Luego de un rato comenzó a hablar y contarme lo que sentía al cojerme.
Ese macho cerruchandome a más no poder me hacía sentir como era tener una pija de ese tamaño hasta los huevos adentro de mi culo. Hasta el momento nunca había experimentado una mezcla tan exacta de dolor-placer; nunca había gemido así; como un flaco que lo están cojiendo a la fuerza, casi violándolo y descubre así los placeres del sexo gay.

Cuando eyaculó sentí como se inchaba su pija dentro de mi culo y los chorros de leche chocaban en el forro rebalsándolo de leche caliente y fresca.
Fue algo nuevo, humedo, caliente y morboso que nunca olvidare…

La verdad es que nos vimos por algunos años más y hoy cada tanto, cuando viaja a la capital nos hacemos una escapada para recordar viejos momentos…